EL CENTRO DE CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DE CASTILLA-LA MANCHA

En junio de 2004 comenzó su andadura el Centro de Restauración y Conservación de Castilla-La Mancha, como unidad administrativa dependiente de la Consejería de Cultura, para ejecutar las políticas de gestión, protección y conservación del Patrimonio cultural de carácter mueble de interés para la Región. En materia de restauración, daba continuidad a la labor que en 1997, había dado inicio la Consejería al establecer cuatro Talleres para la formación e inserción laboral. En aquella lejana época dio comienzo la actuación sobre los fondos de la Colección Borbón-Lorenzana que, tras las sucesivas campañas planificadas y ejecutadas por el Centro de Restauración y Conservación en los últimos años, continúa en la actualidad.

Con la publicación del Decreto 27/2007 de creación del Centro, éste adquiría identidad orgánica, configurándose como un servicio público esencial en el sistema de las instituciones del Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha. Entre las funciones que le asignaba el decreto del Gobierno Regional, es fundamental la que habilita al Centro para prestar todo el apoyo técnico preciso en respuesta a las demandas de conservación de museos, archivos, bibliotecas, parques arqueológicos, y de cuantas instituciones públicas y eclesiásticas detenten el Patrimonio Histórico de nuestra Comunidad Autónoma. Al Centro de Restauración y Conservación se le encomienda la tarea de supervisar el estado de conservación de los bienes del Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha por sus propietarios y poseedores

Con la configuración orgánica y jurídica del Centro de Restauración, su equipo técnico se organizó en tres áreas básicas: una de Protección y Gestión, encargada de sistematizar la información y de elaborar el Inventario de Patrimonio Mueble, gestionando las medidas de protección que la Ley posibilita, otra de Conservación Preventiva que desarrolla proyectos y actuaciones de conservación, y una tercera de Intervención mediante cuatro talleres, de Pintura, Escultura, Documento Gráfico y Materiales Arqueológicos, encargados de la realización de estudios, informes y actuaciones de conservación y restauración sobre los bienes que les son encomendados. Al Centro le corresponde la gestión, seguimiento técnico y administrativo de las actuaciones de conservación y restauración del Patrimonio Cultural de carácter mueble que promueva y contrate la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el ejercicio de sus competencias.

Año tras año, cada campaña culmina con una exposición que, con el nombre de “Herencia Recibida”, difunde el trabajo realizado por el Centro a través de sus áreas y talleres y que comprende todo tipo de piezas artísticas, arqueológicas y documentales que forman parte del Patrimonio Cultural albergado en bibliotecas, archivos, museos, iglesias y conventos dispersos por toda la geografía de Castilla-La Mancha. Es la forma en que la Junta de Comunidades retorna a la sociedad, el resultado de todo el esfuerzo invertido, que fructificando en forma de aprecio social hacia el Patrimonio Cultural, se materializa, a su vez, en nuevos proyectos y actuaciones para conservar el legado común de todos los ciudadanos.